logo

Tu diario. Libertad de expresion

Visite nuestro patrocinador                     Visite nuestro patrocinador

Tel. Alhaurin.com 678 813 376 Telf. de interés Su opinión Clientes Colaboraciones Normas de Alh.com Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca Todas las carpetas •0 usuarios en línea • Martes 10 de Diciembre de 2019
banner
Tengo un sueño
Natividad Castejon Valero. 01.12.19 
La primera vez que visité Alhaurín de la Torre fue en abril de 1994. Estábamos buscando vivienda, y ya habíamos visitado La Cala del Moral y el Rincón de la Victoria, que eran las zonas de moda de aquella época.
Cuando vi el pueblo por primera vez, me enamoré.

Me enamoré de sus calles, de su luz, de su alegría, y lo que hizo que nos decidiéramos por vivir en Alhaurín fue un detalle con un grupo de 5 ó 6 niños que iban a cruzar por un paso de peatones.
El mayor de ellos, de unos 12 años, les puso las manos delante del pecho a los pequeños para asegurarse de que los coches estaban parados antes de dejarlos cruzar.
Me pareció de una responsabilidad y una educación impecables en aquel chavalín, y pensé: "¡Aquí quiero educar yo a mis hijos!".
Nos compramos la casa aquí, pero ambos trabajábamos en Málaga, y todo lo hacíamos por allí. Hasta la compra del súper. O sea, que sólo volvíamos a Alhaurín para dormir.
Pero en las primeras navidades vinieron a visitarnos nuestras respectivas familias, y aprovechamos para hacer un recorrido turístico por el pueblo lleno de luces y de belenes por todas partes.
 Y me volví a enamorar de mi pueblo, de la vida que respiraba en cada plaza, en cada calle...

 Y entonces, al pasar por delante de la iglesia el mismo día 24 de diciembre, lo vi.

 Tuve un sueño con los ojos abiertos. Fue una visión en toda regla.

 Vi un pesebre humano instalado en la misma plaza de la iglesia. Con un pequeño fuego de verdad. Con una mula y un buey de verdad. Con una Virgen María que sostenía en brazos a su bebé de pocos meses.

 Con un grupo pastoral cantando y tocando villancicos a su lado.

 Las luces del pueblo se habían apagado en el centro, y sólo se iluminaba con las luces navideñas.

 El tráfico rodado se había cortado en los alrededores, y había que ir andando desde casa o desde donde se aparcaba el coche.

 Y por todas las calles llegaban familias enteras, papás con sus hijos y los abuelos, todos disfrazados de pastores, como en el colegio.

 Los niños llevando unas pequeñas lámparas donde bailaban las llamas de las velitas como toda luz para no tropezar.

 Algunos papás y mamás habían salido un poco antes de trabajar para poder cumplir con el ritual.

 Con el ritual de llevarle un presente al Niño Jesús, cantarle un par de villancicos, dar una vuelta por el pueblo disfrazados de pastores, y volver a casa para la cena.

 Un par de pajes iban recogiendo y agradeciendo los presentes de manos de los niños, que se trataban de los juguetes que ya habían disfrutado durante un tiempo, pero que aún se conservaban en buen estado, y que (tras su recogida) acababan en la parte trasera de un furgón oculto con cortinajes, para posteriormente ser repartidos entre los niños menos favorecidos.

 Se me saltaron las lágrimas al "ver" la ilusión que ponían los más pequeños al decidir y preparar aquellos de sus juguetes que querían compartir con otros niños, pero sobre todo, al entregar su paquete en medio de toda aquella puesta en escena.

 Me pareció que sería algo que recordarían toda su vida, y les marcaría una profunda satisfacción en el simple acto de compartir.

 Fue un sueño precioso. Lloré durante un buen rato, al imaginarme a toda la familia disfrazándose para cenar temprano, para luego ir a ver al Niño Jesús y llevarle sus regalos. Y después, a lo mejor, quedarse a escuchar la Misa del Gallo en nuestra preciosa iglesia.

 Desde entonces, todos los años en Navidad, me imagino que algún día cumpliré con el ritual de llevarle un presente al Niño Dios.

 No con mis hijas, que ya son mayores, pero quizás sí con mis nietos, el día que los tenga.

 Fin de mi sueño.
 Espero que les haya gustado.

 Gracias y saludos,
 Natividad Castejón
Esta noticia ha recibido 515 visitas y ha sido enviada 1 vez       Enviar esta noticia



<-Volver

Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los alhaurinos a expresar sus opiniones en este periódico digital. Alhaurin.com no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor. Envíe su artículo o carta a: redaccion@alhaurin.com
Alhaurin.com Periódico Independiente · Alhaurín de la Torre · Málaga. Dep. Legal: MA-1.023-2000. Andalucía Comunidad Cultural S.L. Servidor de Internet. Director: Alejandro Ortega. Delegado: Federico Ortega. 952 410 658 · 678 813 376
Webs que alojamos:
contador
visitas desde nov. 1998